Tu cocina, ese espacio tan especial en que compartes con tus amigos, familiares, en que pasas momentos hermosos y que requiere siempre de toda tu dedicación, cariño y de la mejor iluminación, puede estar decorada ahora por plafones LED  para cocina que te ofrecen la mejor variedad y consigues modelos para todos los gustos y de todos los diseños.

Los plafones, igual que los downlight LED, los consigues redondos, cuadrados, del tamaño que más se adapta a tus necesidades y gustos, y de la potencia que mejor se adapta a tus necesidades, de distintos colores y adicionalmente los plafones LED de techo los puedes usar cuando no puedes valerte de un techo desmontable, porque está diseñado pensando en tus necesidades y preferencias.

Los plafones LED están pensados para brindarte la mejor iluminación a lo largo de todo el tiempo que necesites de energía eléctrica en tu cocina ofreciéndote, al mismo tiempo, la combinación de luces que prefieres para que tu cocina sea un espacio amigable, acogedor, cómodo y muy bien iluminado.

Los plafones LED están pensados para instalarse en superficie, a diferencia de otros modelos, por lo que son modelos ideales para instalarse en techos bajos y lo mejor es que pueden iluminar tu cocina durante cerca de 10 años seguidos usándola hasta 8 horas al día.

Plafones LED circulares los consigues, para cocinas domésticas, de 6 hasta los 24W en adelante, con un ángulo de apertura desde los 120º y te brindan una luminosidad desde 480 hasta los 1900 lúmenes. Están fabricados en aluminio, con lo que son resistentes a lluvia y polvo, por eso son IP20. Las formas en que los consigues en el mercado son tanto cuadrados como redondos, de color blanco así como plata, con lo que le dan estilo y prestancia a tu cocina, te permiten conjugar iluminación con buen gusto, estilo.

Plafones también hay, para cocinas, de potencia de 7W en adelante, de color negro de forma cilíndrica, ofrecen una luminosidad de 560 lúmenes en adelante, un ángulo de apertura de 90º, que te ofrecen protección IP20, resistentes al agua y al polvo, porque han sido fabricados en aluminio.

Los plafones LED que consigues en el mercado para cocinas domésticas vienen con certificados CE & RoHS, además te ofrecen garantía de hasta 2 años y protección IK05, con lo que te puede ofrecer la mejor iluminación en ambientes cuya temperatura esté entre los -20ºC y los 45ºC, siendo su vida útil de hasta 30.000 horas, de ahí que te permite también ahorrar porque el tiempo de vida útil está muy por encima del promedio de las luminarias convencionales para tu cocina.

Para cocinas industriales también consigues plafones con protección IP54 y protección IK08, que cuentan con certificados CE & RoHS TUV, resistentes a cambios de temperatura bruscos, polvo, vibraciones, golpes y hasta agua, porque las luminarias LED están pensadas para todas las situaciones que puedan presentarse en tu cocina indistintamente de cuántas horas al día la uses y de las especialidades culinarias que prefieras cocinar.