Parece mentira, pero hace ya más de cinco meses que mi hermana partió para Dubái, la verdad es que cuando estas tan unida a una persona jamás piensas en lo duro que puede llegar a ser una despedida, pero debes sin más hacerte a la idea y darte cuenta de que debes dejar ir a la persona que más quieres en busca de su propia felicidad. No nos damos cuenta, pero muchas veces nuestro propio egoísmo, nos lleva a no desearle todo lo que queremos para su bien, nos lleva a estar enfadados a no apoyarle en una de las decisiones más difíciles que seguro ha tomado, y a no darnos cuenta que desde luego ese cambio es por su propio bien y lo que sin duda necesita. Pero bueno, nosotros ya dimos el paso, la dejamos ir, y la verdad es que no podemos estar más contentos, cuando la persona que quieres está feliz indudablemente también lo estas tú, cuando ves que le va bien, que es de las mejores cosas que ha hecho, sientes que su felicidad es sin duda la tuya.

Lo que ocurre es que siempre debe haber un pero en todos los momentos felices de las personas, y en este caso no podemos pasar por alto el hecho de que la pobre no está comiendo todo lo bien que debiera, entre que los sabores son muy diferentes y que el cerdo esta por las nubes, se encuentra en una fase en la que poco a poco se va a quedar en los huesos, así que en casa hemos tomado la determinación de mandarle algunas cosas en un paquete, para que al menos en lo que va ayudando a su paladar a los nuevos sabores pueda ir comiendo lo que le gusta. La verdad es que nunca me hubiera imaginado que mandar un paquete a Dubái iba a ser tan caro, pero la ocasión lo merece y nos hemos puesto manos a la obra, lo que debemos tener en cuenta es que es muy importante el sitio en el que vaya a ir metido, ósea el embalaje, nos han dicho que sea lo mejor posible para que no se abra ni se rompa, así que sin pensarlo he entrado en la web www.mercamaterial.es ya que allí venden un material de embalaje bastante resistente y de la mejor calidad, de esa manera nos aseguramos de que esos manjares como ella los llama lleguen intactos a su destino.